Cuáles son las tendencias del e-commerce argentino: ganadores y perdedores

Tiempo de Lectura: 3 minutos

PayPal, en conjunto con la compañía BigData, dio a conocer que el 98,94 por ciento de los e-commerce argentinos tiene menos de 10.000 visitantes por mes y que el 74,26 por ciento de los comercios cuenta con sitios web adaptados a dispositivos móviles, número que queda demasiado lejos del 10,42 por ciento que las empresas locales ostentaban en 2017. “Nuestra visión, sobre todo para América latina, era que iba a llegar un punto donde iba a ser solamente móvil. Porque millones de consumidores en América latina no van a tener una computadora para su acceso a Internet; este va a ser básicamente por el móvil y ya. Por eso es tan importante este crecimiento tan grande en los sitios móviles”, dice Federico Gomez Schumacher, director General de PayPal Hispanoamérica. El ejecutivo también hace referente a un dato global de la compañía: a lo largo de 2018 el crecimiento de volumen transaccionado fue de 50 por ciento. “Mientras que el total crece un 20 por ciento. Obviamente, hay una diferencia muy grande. Y en la Argentina esta tendencia se va a acelerar todavía más”.

 
Thoran Rodrigues, fundador y CEO de BigData, explica que en 2017 y en la Argentina el crecimiento “fue más rápido que en otros países, como México o Brasil, que habían ido un poco más lejos el año pasado”. A pesar del marcado crecimiento, las compras mobile, según Rodrigues, todavía tienen espacio para avanzar. “Es un gran número, pero debería tender a 100 por ciento. Esperamos que el año próximo tenga 80, 90 por ciento”, afirma. En el número influyen, además, las posibilidades de crear plataformas de la nada sin necesidad de conocer programación o de ser un experto en la temática. “Hoy es mucho más fácil. Podés encontrar soluciones out of the box. Eso lleva al crecimiento”, comenta. Según el informe, el 32 por ciento de todos los e-commerce argentinos fueron desarrollados sin un marco de trabajo existente, mientras que el 18,3 por ciento fue creado con uno. Además, el estudio presenta otros datos, como la cantidad de compañías con casas físicas, que  disminuyó: mientras en 2016 eran el 16,74 por ciento, el año pasado representaron el 11,18 por ciento del total de la muestra.
 
“Desde el lado de los comercios, vemos que ahora la oferta de productos y servicios se está moviendo muy rápidamente. Están haciendo un poco como el catch up a moverse a mobile, porque los consumidores lo están demandando”, dice Schumacher, quien agrega: “Los clientes buscan dos cosas principales, en comercio electrónico y particularmente en móvil: conveniencia y seguridad. Y tiene que haber un balance entre las dos”. PayPal lanzó hace dos años One Touch, servicio que permite facilitar las compras online, en parte gracias a que ya no utiliza el número de la tarjeta. “Lo que sucede es que con este tipo de sistema la conversión de una persona que está viendo un producto es casi del 90 por ciento. Eso es más del doble que en cualquier otro sistema disponible en el mundo”, compara.


 
La inclusión financiera es otra gran oportunidad, dice Schumacher. “Casi la mitad de los hogares en América latina no tiene una relación bancaria. Tampoco tiene una forma de hacer compras a través de comercio electrónico. Ahí hay otra oportunidad muy interesante de que modelos de negocios nuevos, a través de celulares, puedan dar servicio de una manera eficiente económicamente, lo que antes no se podía”, indica. Cita como modelo a Asia que, según él, logró mejorar una situación de baja bancarización y mucha informalidad gracias a la tecnología. “Demostró que se puede cambiar eso”, piensa. Sobre los desarrollos fintech en América latina, Schumacher considera que se está empezando a generar un ecosistema real. “Lo que se necesita es un ecosistema completo, con fondos de inversión que puedan ayudar. Porque talento existe. El siguiente paso es que exista dinero para invertir”, opina. El modelo aplicado por PayPal con ese sector es a través de alianzas –con fintech o instituciones financieras establecidas, como Comafi (cuando lanzó Nubi) o Macro–, compras o inversiones en startups.
 
Las compras a través de marketplaces en redes sociales son vistas de cerca por PayPal, también. El ejecutivo explica que es una tendencia advertida hace algunos años. “Estamos empezando a hacer cosas con Instagram, Facebook. Eso pasa en los Estados Unidos. En América latina todavía no. Acá es muy reciente esto”, dice. La gran pregunta, cree, es si los usuarios quieren hacer compras en un contexto de interacción social con sus cercanos. “Lo que sí sabemos es que es bien importante, al igual que en el móvil, tener una experiencia muy sencilla”, responde. En la Argentina, el 73,52 por ciento de los comercios hace uso de alguna de las redes sociales.